limpiar el aura

Cómo limpiar el aura

El estrés, la tristeza, la ansiedad, las malas noticias… Cualquier suceso negativo que nos ocurra puede ensuciar nuestra aura y volverla de un color verde macilento, signo de un desequilibrio energético o incluso de la presencia de una energía enferma. A continuación, te explicamos un ejercicio que puedes realizar en cualquier momento y que pueden hacer recuperar el color y el brillo a tu aura.

Limpiar el aura: ejercicio de la columna de luz

Este ejercicio que pertenece a una antigua tradición occidental, pone de manifiesto  como también en Occidente, se han difundido técnicas relacionadas con el uso de la energía vital del universo.

– De pie, te relajarás con unas respiraciones profundas, procurando mantener la columna vertebral erguida.

– Aquietarás tu mente y te irás alejando de los sonidos que proceden del exterior y de todo lo que pueda distraerte, incluido los pensamientos.

– Cerrarás los ojos. Fijarás la atención poco más allá de la cabeza. Imaginarás que a pocos milímetros del cráneo hay una esfera de luz, blanca y caliente. No te precipites. Si no logras visualizarla de inmediato, te tomarás el tiempo que sea necesario.

La esfera debería ser del tamaño de una pelota de tenis, de una luz blanca y resplandeciente, que ilumina el espacio a su alrededor. Inspirarás profundamente y luego, al espirar, pronunciarás el sonido “i”. Repetirás este sonido varias veces e imaginarás que, cada vez que emites este sonido, la esfera se vuelve más brillante y fija en tu mente. Notarás su calor benéfico que calienta un poco la parte superior del cráneo.

– Ahora visualizarás un débil rayo de luz que desciende desde la esfera hasta ti, atraviesa la cabeza y penetra por toda tu columna vertebral. A medida que va pasando por toda tu columna vertebral, imagina como va arrastrando consigo energía muerta y estancada que no te hace ningún bien. Deberás recrearte al máximo en esa imagen, experimentando también las sensaciones que provoca el rayo blanco al arrastrar esa energía muerta.

– Continuarás visualizando como el mismo rayo va bajando por toda la columna hasta llegar al final y una vez allí sale de tu cuerpo con fuerza y se dirige a mucha velocidad hasta el suelo y penetra hasta alcanzar el mismo centro de la tierra. Una vez allí, explota y transmuta toda esa energía negativa en energía de color verde sanadora que automáticamente vuelve a subir con mucha rapidez y vuelve a penetrar por la parte baja de tu columna vertebral.

– Imagina como poco a poco esa energía verde sanadora, va fortaleciendo tu aura. Experimenta también cada sensación al paso de la energía por toda tu columna vertebral. Cuando llegue a tu cráneo, la luz verde se dirigirá hasta la pelota de luz blanca.

– Tras finalizar abre los ojos y permite sentir tu propio bienestar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *